© 2017 por Kilómetro Lisboa.

Creado con Wix.com

info@kilometrolisboa.com

Lisboa, Portugal

  • Google+ Clean
  • White Instagram Icon
  • facebook
Please reload

Entradas recientes

Qué visitar en 2 días en Lisboa diferente a lo tradicional.

January 17, 2018

1/3
Please reload

Entradas destacadas

33 consejos para viajar de forma responsable.

Traducido del original 33 Responsible Travel Tips, de Katie Diederichs, en el Blog Two Wandering Soles.

 

Viajar de manera ética es algo que nos apasiona. Aspiramos a viajar de un modo que nos enorgullezca en todos y cada uno de los lugares que visitamos.

 

Dicho esto, estamos lejos de ser perfectos. Ya hemos revelado el lado oscuro de los viajes, y somos conscientes de que puede ser más perjudicial que beneficioso. Hemos descubierto que el ecoturismo no siempre es fácil.

 

Puede ser confuso. Son líneas difusas y nosotros "la hemos cagado” muchas veces. Pero es un proceso de aprendizaje, y poco a poco estamos mejorando.

 

Somos más conscientes de las decisiones que tomamos en los viajes (también en casa), y queremos compartir lo que es para nosotros viajar de forma responsable.

 

Creemos sinceramente que la mayoría de la gente tiene buenas intenciones cuando viaja, pero a menudo no saben por dónde empezar. Estos consejos te ayudarán a crear un impacto positivo donde quiera que tus errantes suelas*  te lleven.

 

*el nombre del blog, “two wandering soles”, significa “dos suelas errantes”.

 

 

Apoyo a la comunidad local.

 

1. Es divertido probar los restaurantes famosos recomendados por la Lonely Planet o los mejor valorados en TripAdvisor, pero prueba alguno pequeño y familiar también. Así estarás contribuyendo con los pequeños negocios, donde tu dinero es mucho más necesario que en los bulliciosos lugares siempre llenos de visitantes.

 

Bonus: A menudo es en estos lugares donde encontrarás la más deliciosa y auténtica comida local.

 

 

 

 

2. Compra en mercados locales siempre que puedas. Compra tus souvenirs a artesanos en vez de en grandes tiendas. Esparce tu dinero y apoya a los “pequeños”.

 

 

3. Investiga sobre organizaciones sin ánimo de lucro y apóyalas en el modo en que te sea posible. Por ejemplo, a lo largo de nuestros viajes, hemos encontrado muchos lugares donde hay restaurantes que contratan personas con discapacidad, que sirven sólo comida de producción local, o que donan parte de sus beneficios. Ayuda a este tipo de sitios.

 

4. Comparte tu experiencia. Apoya a las empresas que lo hacen bien, difundiendo su labor. Cuando un restaurante, hotel, u otra organización está haciendo las cosas bien (pagando un salario justo,  protegiendo el medioambiente, o dando algo a cambio a la comunidad), díselo a todo el mundo.

 

Escribe una crítica entusiasta en TripAdvisor, y si eres una persona activa en las redes sociales, comparte ahí tu experiencia. Si por el contrario, hay cosas que te dan mala espina sobre una compañía, compártelo también. La única forma de que nosotros, como viajeros, podamos tomar decisiones informadas es conociendo la experiencia de los otros.

 

Ayuda a los demás a elegir buenas compañías. Con nuestro apoyo, esas compañías que hacen las cosas bien crecerán, mientras que las que llevan a cabo malas prácticas se darán cuenta de que tienen que cambiar.

 

Piensa en la fauna silvestre.

 

 

5. Investiga a fondo sobre cualquier atracción relacionada con animales. A menudo son más las que son destructivas con las criaturas implicadas que las que no lo son. Cuando participas en dichas actividades, estás financiando el maltrato de animales, y eso le dice a quien dirige esas atracciones que está todo bien.

 

Haz tu propia investigación sobre las atracciones con animales que te interesen y así podrás tomar una decisión bien informada. Unas cuantas de las más populares atracciones con animales que nosotros hemos decidido NO apoyar son:

 

- Nadar con tiburones ballenas en Filipinas.

 

- Subir encima de los elefantes en cualquier parte del mundo.

 

- Visitar el “reino de los Tigres” en Chiang Mai. Si quieres ver elefantes en Tailandia, considera visitar un centro de rehabilitación.

 

6. No alimentes a los animales salvajes. No es necesario explicarlo.

 

7. Si ves que hay animales que están siendo mal tratados, di algo (con respeto, por supuesto). Díselo a los otros, para que también estén informados antes de apoyar esos sitios. Todo el mundo comete errores. Pero difundir puede prevenir a otros para que no apoyen también con su dinero el maltrato animal.

 

Por ejemplo, cuando estuvimos en Bali, probamos el famoso “kopi luwak” o café de civeta, pero no fue fácil ver a los luwaks (civetas, unos animales parecidos a una comadreja) encerrados en  jaulas y siendo alimentados exclusivamente de granos de café. Nosotros compartimos nuestra experiencia para que otros pudieran decidir si querían apoyar este tipo de negocio o no.

 

 

Cuida del Medioambiente.

 

8.  Lleva bolsas reutilizables (o bolsas de plástico viejas) a las tiendas de comida o mercados para no generar basura. Viaja con productos “amigos del ambiente” para ayudar a reducir la basura y a conservar el agua.

 

 

9. No ensucies. Nunca. Incluso cuando la gente del lugar lo haga. Por cada persona local que ensucia, hay muchos que no lo hacen. Ver a alguien de fuera tirar basura al suelo en “tu casa”, puede ser visto como una enorme falta de respeto.

 

10. Usa un sistema de purificación de agua para reducir el número de botellas de plástico que gastas. Nosotros amamos nuestro SteriPen.

 

11. Recicla siempre que puedas. Por alguna extraña razón, es fácil olvidarse de reciclar cuando estás fuera de casa.

 

12. Ahorra electricidad apagando las luces y el aire acondicionado cuando sales de la habitación.

 

13. Di no a las pajitas y otros plásticos cuando puedas. ¿Sabes que las pajitas están en el Top 10 de los objetos más recogidos en las limpiezas de playas? De hecho, el 90 por ciento de la basura que flota en los océanos está formada por objetos de plástico. No somos perfectos, pero intentamos decir no a las pajitas y limitar el uso de plástico todo lo que podemos.

 

14. Pide solo la cantidad de comida que eres capaz de comer y trata de no desperdiciarla.

 

15. Después de usar un mapa o folleto de una ciudad, déjalo en la recepción del hotel para que lo puedan usar otros huéspedes en vez de tirarlo a la basura. Mejor aún, si eres una persona “tecnológica”, baja tu ubicación en Google Maps con tu móvil cuando tengas wi-fi, activa el GPS, y podrás conocer tu ubicación incluso si no tienes internet. Si, es casi siempre lo mejor. Y no se gasta papel!

 

16. Intenta ahorrar agua tomando duchas cortas. En muchas partes del mundo el agua limpia es escasa. Es un lujo que muchos de nosotros asumimos como garantizado. Limita el uso consecuentemente.

 

17. Usa el transporte público o bicicletas siempre que te sea posible para minimizar tu impacto en el medioambiente.

 

Bonus: Lee los principios de Sin Dejar Huella e intenta seguirlos en casa y viajando.

 

 

 

Respeta la cultura.

 

 

18. Respeta los códigos de vestimenta del país que estés visitando, especialmente en los lugares sagrados. Presta atención a cómo la gente del lugar están vestida, o pregunta a alguien en tu hotel qué se hace, si no estás seguro. Consejo: cuando entras a muchos templos, iglesias o mezquitas en todo el mundo, se recomienda que te tapes los hombros y las rodillas, y a veces también la cabeza.

 

19. Presta atención y respeta las señales en las atracciones turísticas. Cuando pone “No escales”- NO ESCALES. Cuando pone “no saques fotos”- NO SAQUES FOTOS. Es fácil, pero mucha gente lo pasa por alto.

 

20. Recuerda que eres un visitante en la casa de otra persona. Actúa como tal.

 

21. Ve en busca de experiencias culturales. Para mucha gente las vacaciones consisten en estar tumbado en la playa con un cocktail en la mano (y no hay nada de malo!), pero eso no te ayudará a entender el lugar que estás visitando.

 

Intenta tener al menos un encuentro significativo, por ejemplo, tomando una clase de cocina, visitando un importante museo, o con una estancia en una casa. A veces puede ser tan fácil como comenzar una conversación con alguien del lugar. Aunque esto quizá no sea posible en cada uno de los viajes que hagas, serán estas experiencias las que más recordarás.

 

Además, es la mejor forma que tenemos de aprender y entender a gente que quizá han crecido en contextos muy diferentes al nuestro. En el mundo de hoy en día, toda la comprensión y compasión que adquiramos será útil.

 

22. Investiga sobre las costumbres locales y los códigos del país que estás visitando. En ciertas zonas, los gestos que haces normalmente en tu país, pueden ser considerados extremadamente groseros.

 

Por ejemplo, el hacer con el dedo el gesto de OK (con el pulgar hacia arriba) en Turquía, es como para nosotros el gesto del dedo del medio, o la peineta. Ups, no te gustaría cometer ese error, ¿verdad?

 

Criticar la política o la religión del país no está tan aceptado en todos los países como en tu país. Y los modales en la mesa varían muchísimo de un país a otro. Consejo: hemos encontrado muy útiles estas “Postales con trucos de viaje”.

 

23. Asegúrate de averiguar si es normal dejar propina en los lugares que visites. En caso de que sea normal, ¿qué porcentaje es normal dejar? ¿10 por ciento? ¿20 por ciento? ¿Nada de propinas? Repasa tus conocimientos para no verte envuelto en situaciones incómodas.

 

24. Considera cuál es el impacto de tus fotos. Cada disparo que haces tiene consecuencias- sean estas positivas o negativas, y es fácil que estemos tan absortos en el clic del obturador que olvidemos a quién o a qué afecta.

 

Cientos de turistas haciendo cola para sacar una foto en el agua con un tiburón-ballena es lo que los ha llevado a una relativa cautividad, incapaces de alimentarse por sí mismos. Esto además ha llevado a la contaminación del océano alrededor de las Filipinas.

 

Sacarse una foto desnudo en la cima de una montaña sagrada puede ser visto como un acto de espontaneidad, pero es considerado como una descarada falta de respeto a la cultura local. Vamos a intentar todos pensar antes de disparar. 

 

25. Piensa sobre la manera en la que estás enseñando la cultura que ves. Tus fotos pueden ser la única representación de lo que tú estás experimentando que le llegue a mucha gente, e incluyendo descripciones o “hashtags” degradantes puede que estés propagando negatividad y conceptos erróneos.

 

Apreciamos el sarcasmo como cualquiera, pero cuidado con cómo se usa.

 

 

 

Interactúa con la gente del lugar.

 

 

26. Si quieres sacar una foto de alguien, pregúntale primero. Si no habla el mismo idioma que tu, haz contacto visual, muéstrale la cámara, y espera su respuesta. Si asiente, “sí”, saca una foto, o dos. Si crees que es apropiado, puedes también enseñarle la fotografía.

 

Mucha gente, especialmente en lugares empobrecidos del mundo, no tiene muchas fotos suyas, por eso puede ser divertido para ellos ver la foto. Si alguien niega con la cabeza, “no”, respeta su privacidad y lárgate. Hay muchísima gente a la que no le importará que le fotografíen.

 

27. Intenta aprender unas cuantas frases en el idioma del país anfitrión. Algunas de las palabras que nosotros siempre intentamos aprender son “hola” y “gracias”. Te sorprenderá lo lejos que te llevan sólo esas dos palabras.

 

Ve un paso más allá y aprende al menos otra frase divertida como, “Cómo estás?” “Qué bonito” “Delicioso” o “Hasta luego” para enseñar a la gente que estás