© 2017 por Kilómetro Lisboa.

Creado con Wix.com

info@kilometrolisboa.com

Lisboa, Portugal

  • Google+ Clean
  • White Instagram Icon
  • facebook
Please reload

Entradas recientes

Qué visitar en 2 días en Lisboa diferente a lo tradicional.

January 17, 2018

1/3
Please reload

Entradas destacadas

Qué visitar en 2 días en Lisboa diferente a lo tradicional.

January 17, 2018

En este post queremos hacer una guía con lugares diferentes que visitar en Lisboa. Barrios, jardines, monumentos, bares y mercados, alejados de los circuitos turísticos tradicionales. Queremos ofrecer un tour por la Lisboa alternativa, una Lisboa insólita para todos aquellos que ya conocen la parte más turística de Lisboa. Para los que no tienen ganas de esperar colas para ver “todo lo que hay que ver” porque, “todo el mundo lo ve”, porque “todas las guías dicen que hay que verlo”. Para los estén hartos de visitar iglesias solo cuando viajan y no han entrado nunca a la de su pueblo. Para quien tiene algún día extra y tenga ganas de conocer algo diferente, de pasar un día relajado. Para todos estos, y todos los que les dé la gana de usarla, os contamos algunas cosas que se pueden hacer en Lisboa sin que el 100% de tus acompañantes sean turistas.

 

 

Lisboa alternativa en 24 horas:

 

 

El museo del azulejo.

 

Aunque la ciudad de Lisboa (y muchas otras en Portugal), sea un museo del azulejo al aire libre, nunca está de más conocer más sobre la historia de este arte tan genuinamente portugués. El edificio que sirve de sede del museo, es una maravilla en sí mismo, un antiguo convento que conserva sus azulejos originales del siglo XVIII intactos. La cafetería está ubicada en lo que eran las antiguas cocinas del convento, y tiene un patio espectacular. Tiene algunas joyas como el panel de 23 metros que representa la ciudad de Lisboa antes del terremoto. Realmente vale la pena darse una vuelta por este museo, al salir, no podrás parar de mirar a todas las fachadas para intentar adivinar de qué siglo es cada uno.

 

La única razón que se me ocurre para que este museo no sea más visitado, es que está situado un poco a las afueras de la ciudad, y además, está bastante mal comunicado (no se puede ir en tranvía, ni en metro, y no recomiendo ir caminando). Pero hay un autobús, el 759 (apúntalo!), que te lleva directo desde la Praça do Comercio, así que no hay excusa, lo coges y te plantas en el museo en 15 minutos.

 

Martes a Domingos. De 10h a 18h. 5 €. Rua da Madre de Deus, 4

 

 

Cozinha Popular da Mouraría.

 

¿Te apetece ir a comer un sitio diferente? Pues este es el lugar perfecto. Lo primero que hay que decir es que no es un restaurante al uso, sino una cocina popular, como su propio nombre indica. El propio espacio llama a la convivencia, en una sala en la que la cocina está a la vista de todos, y en la que encontramos muchas, muchas sillas alrededor de grandes mesas, que suelen ser compartidas por comensales desconocidos. Como no es un restaurante, no tiene carta, ni los horarios habituales, ni si quiera cocineros al uso. Es una asociación en la que personas del barrio, algunos ya convertidos en auténticos cocineros profesionales, se encarga de cocinar exquisiteces provenientes de las cuatro esquinas del mundo (como los habitantes del barrio de la Mouraría, donde se encuentra esta peculiar cocina). Por 5 euros puedes disfrutar de una sopa, un plato principal y un postre, los jueves y viernes. Eso sí solo puedes elegir entre la opción vegana y la tradicional, en cualquier caso disfrutarás de deliciosos platos de comida mexicana, angolana, india o portuguesa.

 

También hay cenas los fines de semana, y algunos almuerzos, con reserva previa. En este caso, el precio sube un poco, el coste es de 20 euros por persona, a cambio, te ofrecen una buena cantidad de platos que probar (a veces de cocina Siria, alemana, italiana, vietnamita…), y todo el vino (o zumos) que quieras beber, y lo mejor de todo, un ambiente muy cercano y acogedor. Para estas cenas o almuerzos temáticos conviene reservar. Para las comidas de los jueves y los viernes basta aparecer.

 

Rua das Olarías, 5. Tlf: 926 520 568 (mejor reservar y asegurarse que está abierto)

 

 

El barrio de Mouraría e Intendente

 

 

Es el barrio más multicultural de Lisboa, y a la vez es como un pequeño pueblo dentro de la ciudad. Entre sus 6 mil habitantes, hay gente de más de 50 países diferentes. Convertido además desde hace unos años en una de las zonas más alternativas de la ciudad, lleno de asociaciones y graffitis y con mucha actividad cultural. Pero no por ser cosmopolita y alternativo ha perdido su lado más tradicional. Continúa siendo uno de los barrios más castizos de Lisboa, el barrio donde nació el fado, con callejuelas medievales llenas de historia.

 

Un perfecto plan para conocer el barrio es hacer nuestro tour a la Mouraría, que comienza todos los días a las 16.00h en la Praça do Comercio y en el que un guía te lleva a recorrer el barrio y te cuenta todos los secretos durante un paseo muy agradable, una visita personalizada, ya que siempre vamos en grupos pequeños, que nunca sobrepasan las 8 personas.

 

 

Asociaciones, conciertos y bares

 

La vida nocturna lisboeta no termina en el Bairro Alto y Cais do Sodre. En este barrio de la Mouraría, especialmente en la zona de Intendente, hay muchas asociaciones y bares. Por eso, casi cualquier día de la semana, puedes encontrar un concierto y otras actividades como noches de swing o kizomba, clases abiertas de yoga o de capoeira o simplemente un lugar donde beber una cerveza. Algunos de ellos son Renovar a Mouraría, el BUS paragem cultural, el Crew HassanO das Joanas, el Largo Café Estudio , o  la Casa Independente, los tres últimos en la propia plaza de Intendente, los otros tres a 10 minutos caminando de ésta. Además, no es raro encontrar música por la calle, principalmente cuando hace buen tiempo.

 

 

 

 

 

Si estás un poco perdido contáctanos por facebook o whats app, que te decimos qué planes hay los días que estés por aquí.

 

 

 

 

LX Factory

 

Este antiguo espacio fabril, reconvertido en un centro de arte, artesanía, comercio y restauración, es uno de los lugares de moda en la ciudad, y aunque puede parecer más propio de Berlín que de Lisboa, es uno de los lugares que vale una visita si quieres salirte un poco del circuito turístico tradicional.

 

Dentro se encuentran, espacios de co-working, tiendas, cafés, restaurantes y hasta un hostal. En fin, de todo un poco. Así que se puede desayunar, comer, cenar, tomar una cerveza o simplemente dar una vuelta para ver los graffitis y las tiendas, algunas de ellas, como la librería Ler Devagar, realmente bonitas. Todos los domingos hay un mercado, el LX Market, con puestos de artesanía, ropa y objetos vintage, de diseño o de segunda mano.

 

Se puede llegar en el tranvía 15 (suele ir muy lleno porque es el que va a Belém) o en el autobús 732. Hay que bajar en la estación de Santo Amaro.

 

 

Cementerio dos Prazeres

 

Desde el LX Factory se puede ir caminando, 1,8km (cuesta arriba) o en el autobús 742, desde la estação Santo Amaro (justo detrás del LX Factory) hasta Meia Laranja (8 min. 6 paradas). Desde el centro se puede ir en el tranvía 28 (muy turístico) o en el número 25 (de momento pasa un poco más desapercibido para los turistas, aunque solo funciona de lunes a viernes).

 

Este cementerio, que cuenta con la mayor concentración de cipreses de la península ibérica, fue construido en 1833, para acoger a las víctimas de una epidemia de cólera, cuyo enterramiento en los lugares de culto fue prohibido por razones de salud pública. Construido en el lado occidental de la ciudad, donde vivían las familias más ricas de Lisboa, acabo convirtiéndose en el cementerio de las élites. Por esa razón en él podemos encontrar algunos de los mejores ejemplos de la arquitectura funeraria portuguesa, como es el caso del mausoleo de los duques de Palmela, el mayor mausoleo privado que existe en Europa, o el de Carvalho Monteiro (propietario también de la Quinta da Regaleira en Sintra), construido a semejanza de un templo masón y lleno de simbología masónica (abejas, amapolas, etc.). Por todo el cementerio encontramos simbología que alude al ciclo de la vida y la muerte, como las tijeras que cortan el hilo de la vida, serpientes que engullen su propia cola, o alcachofas, plantas que aunque sequen vuelven a florecer.

 

 

Disfrutando de unas vistas espectaculares, descansan los restos de grandes personajes de la vida cultural y política portuguesa. Pintores como Columbano Bordalo Pinheiro o Mario Cesariny, escritores como Antonio Tabuchi, fadistas como Fernando Mauricio o Carlos Paredes. Otros ya pasaron por aquí antes de ser trasladados a los Jerónimos, como es el caso de Fernando Pessoa, o al Panteón nacional, como Amalia Rodrigues. Este mismo destino correrán los restos de Mario Soares, que de momento se encuentran en el panteón de su familia, aquí en Prazeres, en espera de ser trasladados al Panteón cuando hayan pasado los correspondientes 20 años.

 

 

Mercado Campo de Ourique

 

Caminando 5 minutos desde el cementerio llegamos a este mercado, donde el espacio está dividido entre los puestos de verduras, carnes y pescado de cualquier mercado tradicional, y un espacio de restauración, donde se puede comer desde tartar de atún a dulces conventuales portugueses. No está de más pasarse a hacer una visita y probar alguna de las exquisiteces de la gastronomía portuguesa. Como está un poco más alejado del centro no está tan lleno de turistas como el mercado da Ribeira (o Time Out), aunque los fines de semana suele estar muy animado.